Adaptación al cambio climático

ADAPTACIÓN AL CAMBIO CLIMÁTICO

El cambio climático impacta seriamente en el medio ambiente y por ende en los recursos naturales disponibles. La Adaptación a sus consecuencias es vital para la subsistencia humana. Para muchas personas, entidades e incluso gobiernos es necesario aprender a adaptarse a las situaciones cambiantes provocadas por el cambio climático.

La adaptación al cambio climático considera:

-Hacer frente y gestionar los riesgos presentes producto del cambio climático.

-Considerar la creciente variabilidad y tendencias de cambio que se aprecien en el cambio climático.

-Desarrollar la capacidad de adaptación al cambio climático.

-Para la adaptación al cambio climático numerosos países, ciudades, comunidades, etc. han desarrollado estrategias para la adaptación . Las mismas consideran los siguientes aspectos principales :

-Un programa de observación sistemática del clima y su evolución, así como los efectos del cambio climático.

-Un programa de investigación y desarrollo que permita mejorar el conocimiento sobre el cambio climático y sus efectos.

-Planificar el desarrollo de métodos y herramientas de evaluación de impactos y vulnerabilidades.

-Una estrategia de coordinación y acción entre todos los actores relevantes.

-Un programa de seguimiento y evaluación de su desarrollo y logros.

-Un programa de información, comunicación y sensibilización dirigido a los actores implicados y al público general.

-Una valoración y propuesta de medidas de adaptación que sean adecuadas.

Basado en la estrategia específica de adaptación al cambio climático, se desarrollan los planes de adaptación al cambio climático. Estos planes de adecúan a las condiciones específicas de cada entorno, hábitat, ecosistema, etc. En los mismos se establecen las medidas a tomar para la adaptación al cambio climático.

Como ejemplo de las medidas pueden considerarse las siguientes :

1. Mantenimiento de los ecosistemas actuales.

Los ecosistemas que han logrado mantenerse saludables son más capaces de soportar el cambio climático. Igualmente los ecosistemas con mucha diversidad soportan con mayor facilidad los mismos.

El Mantenimiento de los ecosistemas actuales implican el empleo de las denominadas “áreas protegidas” con el objetivo principal de mantener el hábitat intacto en todo lo que sea posible.

2. Adaptación al cambio climático en el área protegida.

El área protegida puede sufrir cambios y por ello puede ser necesario su movimiento a otro lugar, cambiar sus condiciones, dimensiones, extensión, etc. En algunos casos puede incluso ser necesario implementar alimentación artificial de especies protegidas o creación de hábitats moviendo comunidades ecológicas completas o enteras de especies de animales, plantas, hongos, etc.

3. Restauración de ecosistemas daǹados.

Los ecosistemas pueden ser seriamente dañados o incluso destruídos por el cambio climático y por ello una medida posible es su restauración a gran escala para lograr proteger a las especies que lo necesiten.

En el caso de un ecosistema marino por ejemplo puede ser necesario restaurar un ecosistema coralino muy dañado para así poder proteger la vida marina asociado al mismo. Otro caso pudiese ser la restauración de manglares.

4. Restauración de las aguas.

Los cuerpos de agua dulce han sufrido en muchos lugares deterioros importantes producto de la contaminación, de la introducción de peces y plantas exóticas entre otras muchas cosas. Estos deterioros han provocado impactos en la fauna y en los propios seres humanos y por ello es importante la restauración de los sistemas acuiferos dañados.

5. Restauración de los Bosques

La conservación de la fauna está muy asociada a la conservación de los bosques y la destrucción de estos trae como consecuencia serias afectaciones a la fauna en la que incluso pueden llegar a desaparecer especies.

6. Restauración de sabanas y praderas.

Las sabanas y praderas son muy afectadas por los incendios, el cambio climático y por un pastoreo indiscriminado. Por ello puede ser necesaria su restauración en la que incluso no solo puede ser necesaria la reconstrucción de la biomasa vegetal sino también los suelos en los que crece.

El daño de las sabanas y praderas puede ser tal que las mismas se conviertan en zonas semidesérticas o desérticas. Además es muy usual que la destrucción de la vegetación autóctona permita la profileración de matorrales.

7. Manejo integrado de zonas costeras.

Para preservar la vida marina y en particular los sistemas coralinos es muy importante esta acción.

Los países y las comunidades necesitan hacer cumplir las leyes que previenen la destrucción del coral, así como la contaminación y promover otras fuentes de materiales de construcción que no sean corales. Controlar el desarrollo costero a través de un Manejo Integrado de la Zona Costera (MIZC) puede ayudar a proteger los arrecifes de impactos de larga duración.