Red Nacional Universitaria.

Un dispositivo ayuda a detectar la meningitis en bebés, de forma no invasiva

Más de 300.000 personas murieron en 2013 por culpa de algún tipo de meningitis, un azote para muchos países africanos que también afecta a otros desarrollados como España. La enfermedad se ceba con los menores de un año, entre los que causa 165 fallecimientos al día, y el diagnóstico temprano marca la diferencia entre la vida y la muerte. El ingeniero y emprendedor Javier Jiménez (Granollers, 1982) ha desarrollado un pequeño aparato similar a un bolígrafo con el que cambiar la situación y que le ha valido el reconocimiento de Innovador del Año 2016 por la edición española de la revista ‘MIT Technology Review’.

Neosonics, un aparato con forma de bolígrafo que, en pocos segundos, ayuda a detectar en bebés la meningitis sin necesidad de punción lumbar, le ha valido a su creador, el ingeniero Javier Fernández, uno de los Premios “Innovadores Menores de 35” que la edición en español de la publicación MIT Technology Review entregó el pasado 27 de octubre en Madrid.

Hablamos de una innovación que, como bien celebra su principal responsable, podría suponer una gran ayuda en las zonas más desfavorecidas del planeta, donde la falta de recursos y profesionales sanitarios impide que se diagnostique correctamente una enfermedad tan peligrosa. Además, el ingenio en cuestión evitaría en muchos casos punciones lumbares innecesarias, un tipo de intervenciones que suponen un riesgo para la salud de los niños.

LA PUNCÍÓN LUMBAR, UNA INTERVENCIÓN ARRIESGADA

Según datos de la Organización Mundial de la Salud, cada año mueren decenas de miles de personas en el mundo a causa de alguna de las distintas variedades que existen de la meningitis. Se trata de una peligrosa afección del sistema nervioso que se ceba especialmente con bebés menores de un año de edad.

La meningitis puede causar la muerte en muy pocas horas y, además, es bastante difícil de diagnosticar, sobre todo en el caso de los más pequeños. Esto se debe a que sus primeros síntomas, tan sencillos como sueño y fiebre, entre otros, a menudo se confunden con los de males mucho menos serios. Asimismo, quienes superan la enfermedad pueden sufrir secuelas neurológicas permanentes.

Según datos de la Organización Mundial de la Salud, cada año mueren decenas de miles de personas en el mundo a causa de alguna de las distintas variedades que existen de la meningitis

Para detectar la meningitis con plena fiabilidad, actualmente sólo existe un único método posible, la punción lumbar. Con ella se extrae y examina líquido cefalorraquídeo, en lo que se trata de una intervención muy dolorosa, traumática y no exenta de riesgos para los bebés, la cual, en la inmensa mayoría de casos, arroja un diagnóstico negativo. Pero debido a la enorme gravedad que supone la afección que nos ocupa, los médicos, ante la más mínima sospecha de que el niño pueda padecer la enfermedad, consideran que merece la pena proceder con la punción.

Reducir considerablemente el número de innecesarias punciones lumbares que se realizan es uno de los principales beneficios que trae consigo Neosonics. Y es que, aunque la intervención siempre va a ser obligatoria en caso de infección, el dispositivo permitirá que el médico sólo la lleve a cabo en aquellas ocasiones en las que el aparato ha determinado que la presencia de la enfermedad es bastante probable.

EXAMINANDO LA CONCENTRACIÓN CELULAR

El “bolígrafo” creado por Jiménez se coloca específicamente en la fontanela del paciente, aquella zona blanda del cráneo de los bebés que normalmente no se cierra del todo hasta que pasa un año de vida. Mediante ultrasonidos de alta frecuencia, el dispositivo obtiene rápidamente una imagen de gran resolución del líquido cefalorraquídeo -el cual se localiza entre la piel y el cerebro-.

Mediante ultrasonidos de alta frecuencia, el dispositivo obtiene rápidamente una imagen de gran resolución del líquido cefalorraquídeo

Después, mediante complejos algoritmos, Neosonics analiza a fondo la imagen obtenida y la procesa, determinando con exactitud y en muy pocos segundos la concentración de glóbulos blancos que hay dentro del mentado líquido superficial. Una concentración muy por encima de lo normal es indicativo de meningitis en la gran mayoría de casos.

Esto se sabe porque, para combatir la infección, el sistema inmunológico envía cantidades ingentes de células con las que intenta destruir a los agentes infecciosos, como virus o bacterias, que están atacando al sistema nervioso. En concreto, como indican en MIT Technology Review se considera que cuando hay 25 células por microlitro, la probabilidad de meningitis es elevada. Además, conocer con prontitud la mentada concentración celular permite iniciar el tratamiento cuanto antes, algo fundamental ante una enfermedad tan agresiva y que actúa con celeridad.

Es decir, que Neosonics no diagnostica directamente la meningitis, sino que ayuda a los médicos a averiguar si el paciente tiene o no la enfermedad, evitando los falsos negativos. Asimismo, una vez que el profesional ha detectado la afección, el “boli” le sigue siendo de gran utilidad, ya que al hacer mediciones de la concentración celular, permite estudiar cómo va progresando la enfermedad a medida que discurren las horas.

DE GRAN UTILIDAD EN ZONAS DESFAVORECIDAS

Volviendo al asunto de la punción lumbar, no debemos olvidar que se trata de una operación bastante compleja que requiere de un equipamiento concreto y de personal especializado, algo que no es fácil de encontrar en países en vías de desarrollo. Neosonics proporciona al instante indicadores muy precisos de la presencia de la meningitis, por lo que, según sus responsables, no precisa de profesionales para su utilización ni para interpretar los resultados que arroja. Asimismo, como es relativamente pequeño y portátil, puede utilizarse prácticamente en cualquier lugar. Por todo ello se considera que este invento podría salvar miles de vidas al año en continentes como África.

Se está experimentando con pacientes en África, concretamente en Mozambique, a donde se ha enviado un prototipo del dispositivo

Para poder desarrollar el proyecto, Jiménez ha fundado la start up New Born Solutions, firma en la que actualmente ocupa el puesto de CEO. Dicha compañía, además de buscar la financiación necesaria para que Neosonics llegue a buen puerto, ya está llevando a cabo pruebas en hospitales de Madrid. Asimismo, también están experimentando con pacientes en África, concretamente en Mozambique, a donde se ha enviado un prototipo del dispositivo.

Es en regiones como esa donde Jiménez considera que se le va a sacar mayor rendimiento al aparato. Hablamos de lugares situados en una zona que la Organización Mundial de la Salud ha bautizado como el cinturón africano de la meningitis, la cual abarca un extenso área que va desde Senegal a Etiopía. Un total de 26 países en los que, según el citado organismo internacional, entre 1991 y 2010 se reportaron alrededor de 100.000 muertes provocadas por esta enfermedad. Asimismo, en esa zona con frecuencia se llevan a cabo diagnóstico erróneos, conociéndose muchos casos de niños que mueren por meningitis, debido a que, por una confusión, se les estaba tratando contra enfermedades como la malaria.

Pero Neosonics también podría utilizarse en un futuro para detectar y combatir otros males que no sean la meningitis. Al detectar, como ya hemos indicado, la concentración celular, esto podría servir para ayudar a diagnosticar rápidamente y de forma no invasiva otras afecciones de tipo infeccioso, como pueden ser la pleuritis o la artritis bacteriana, como celebra su creador, quien considera que, si todo avanza según lo previsto, a finales de 2018 el dispositivo ya habrá llegado al mercado.

Información tomada de www.consalud.es y de www.elconfidencial.com