Red Nacional Universitaria.

¿Cuál será la nueva justificación médica de EEUU sobre los “ataques sónicos”?

La inconsistente justificación de los supuestos ataques sónicos sigue empleándose  para sembrar el miedo en los turistas que deciden escoger a Cuba como destino, aun cuando las evidencias científicas han demostrado que no existieron.

Hemos ofrecido múltiples argumentos científicos que demuestran que no existió ningún ataque ni se ha identificado algo que haya lastimado a los diplomáticos estadounidenses.

No obstante, los informes médicos sobre las supuestas víctimas insisten en el hallazgo de lesiones en la sustancia blanca cerebral de los diplomáticos estadounidenses. Pero las pruebas no se han presentado.

Inicialmente se hizo referencia a la posibilidad de una conmoción cerebral en algunos de los afectados. Al quedar demostrado que este trauma cerebral ligero era imposible, plantean que los síntomas y signos presentados por los enfermos “son similares” a los observados en una conmoción cerebral. Cambiaron los términos, pero queriendo conducirnos al mismo diagnóstico.

El 6 de diciembre de 2017, El Nuevo Herald publicó en un artículo que “los exámenes médicos revelaron que los diplomáticos estadounidenses desarrollaron cambios en los tramos de la materia blanca”.

La científica Elisa Konofagou, profesora de ingeniería biomédica en la Universidad de Columbia, quien no participó en la investigación del gobierno, expresó: “Me sorprendería mucho”. Y añadió que la medicina moderna utiliza frecuentemente ultrasonidos en el cerebro. “Nunca vemos problemas en los tramos de materia blanca a consecuencia de ese uso”, aseguró.

Nunca se ha demostrado que las ondas acústicas sean capaces de alterar los tramos de materia blanca en el cerebro. El hecho de encontrar alteraciones de la sustancia blanca no establece una relación de causalidad con los presuntos ataques acústicos.

Precisamente, en torno a las lesiones de la sustancia blanca (LSB) podría construirse la nueva justificación del gobierno de Estados Unidos para tratar de demostrar que se ha producido un daño estructural en el cerebro de los funcionarios y familiares.

Desmontando una justificación, ¿qué es la sustancia blanca?

La sustancia blanca es la parte del sistema nervioso por donde se transmite la información procesada del cuerpo humano hacia zonas relativamente alejadas con rapidez y eficiencia.

Se puede encontrar con más facilidad en las estructuras internas del cerebro y en la parte más externa de la médula. Tanto dentro como fuera del sistema nervioso central, la sustancia blanca se organiza en forma de conjuntos de fibras nerviosas y se clasifica en tres tipos:

  1. Los denominados tractos o fibras nerviosas de proyección que envían la información procesada por la materia gris a las diferentes regiones corporales situadas fuera del encéfalo.
  2. Las fibras de asociación que conectan diferentes regiones cerebrales del mismo hemisferio.
  3. Las conocidas como comisuras interhemisféricas, que conectan estructuras de diferentes hemisferios.

¿Cuál es la función de la sustancia blanca?

La principal función de la sustancia blanca es la correcta transmisión de la información cerebral. Tiene una gran implicación a la hora de permitir al ser humano trasladar los pulsos electroquímicos emitidos por el cerebro al resto del cuerpo. De este modo podemos considerar que coordina la comunicación entre los diferentes sistemas del cuerpo humano, tanto dentro como fuera del cerebro. Gracias a ella, partes lejanas del sistema nervioso pueden mantener el contacto necesario para trabajar conjuntamente.

La coloración blanquecina de esta sustancia se debe a la presencia de mielina, una sustancia que recubre los axones de gran parte de las neuronas. Esta mielina tiene como principal función acelerar la transmisión de la información. Gracias a la mielina, la información no tiene que pasar de una forma recta y continua a través del axón, sino que se realiza a través de pequeños saltos entre las vainas de mielina (denominándose transmisión saltatoria a este tipo de comunicación).

Investigaciones recientes señalan que la sustancia blanca, al margen de la mera transmisión de información, tiene relación con diferentes elementos cognitivos y emocionales. La conexión y velocidad que ofrece la sustancia blanca permite la construcción de redes neurales que pueden regir diferentes procesos relacionados en gran medida con la memoria y al aprendizaje, así como a la gestión de los recursos cognitivos y las funciones ejecutivas. De este modo, se ha indicado que la sustancia blanca tiene mucha relación con el desarrollo y uso de la inteligencia.

Síntomas y signos

Teniendo en cuenta que la velocidad de procesamiento de la información se debe en gran medida a la presencia de mielina y la necesidad de que la información viaje de forma efectiva y eficiente para poder coordinar nuestras acciones, la presencia de daños en la sustancia blanca puede causar trastornos como los siguientes: cansancio, lentitud psicomotora, descoordinación y debilidad muscular, visión borrosa, dificultad de recuerdo, déficit en funciones ejecutivas y de las capacidades intelectuales.

¿Qué causas afectan la sustancia blanca cerebral?

Las lesiones de la sustancia blanca cerebral se presentan frecuentemente en personas mayores de 60 años, particularmente en aquellas que son hipertensas o han sufrido una enfermedad cerebrovascular isquémica. Además, estas alteraciones pueden ser causadas por más de veinte enfermedades y otros factores (traumas craneales, déficit de vitamina B12, tóxicos como  el tabaco y el alcohol, hipoxia, radiación, por mencionar algunas).

¿Cómo pueden diagnosticarse las alteraciones de la sustancia blanca?

Las lesiones de la sustancia blanca pueden observarse utilizando la tomografía axial computarizada y mejor aún la Resonancia Magnética (RM). La presencia en la RM de una pequeña cantidad de focos puntiformes hiperintensos (blanquecinos) en la sustancia blanca cerebral es un hallazgo muy habitual y, en una gran parte de casos, se puede considerar intrascendente.

Es preciso destacar que para establecer el diagnóstico causal de una lesión de la sustancia blanca cerebral es necesario tener en cuenta la edad del paciente, la edad de comienzo de los síntomas, los antecedentes patológicos personales y familiares, el perfil evolutivo de la enfermedad, los síntomas y signos. Así como, las imágenes de resonancia magnética cerebral (localización de las lesiones, cantidad, tamaño y captación de contraste).

Entonces, para esclarecer el diagnóstico es imprescindible poder interrogar y examinar a los supuestos afectados, así como tener acceso a las investigaciones realizadas, oportunidad que le ha sido negada al personal médico cubano que participa en la investigación sobre los supuestos ataques sónicos.

fuente: cubadebate